jueves, 18 de febrero de 2010

domingo, 14 de febrero de 2010

VE AL FONDO, VE A LA RAIZ.

Ve a la Ra�z.


Cuando confrontamos dificultades, en lugar de invertir tiempo y energ�a en resolver el problema, a menudo tratamos de trasladar el problema, ya sea al despacho de otra persona, a otro departamento, o incluso a alguien en otra ciudad.


Pude observar esto con claridad cuando visit� las Filipinas el mes pasado. All� el gobierno est� trabajando duro para transferir a muchas de las personas sin techo de Manila a otra ciudad. Sin embargo, s�lo est�n siendo trasladados; no se les est� educando, ni habilitando, ni iluminando, ni animando. Es una transferencia, no una soluci�n. El problema sigue existiendo, s�lo que no en las calles de Manila.


No basta con trasladar a un empleado dif�cil a otro departamento. Recientemente escuch� que la nueva "soluci�n" para los desechos nucleares es soltarlos a la deriva en una barcaza. Por lo menos la energ�a nuclear no permanecer� en un solo lugar. No, de esta forma llegar� a muchos otros lugares. Buena decisi�n.


Trasladar problemas nunca resuelve las dificultades. El problema sigue existiendo, aunque no tengas que verlo ni olerlo.


En nuestra propia vida, a menudo tratamos de trasladar nuestros problemas a otros lugares, sin intentar realmente resolverlos. Podemos librarnos de una adicci�n, s�lo para desarrollar otra; porque hemos trasladado la necesidad, en lugar de ir a la ra�z y eliminarla. Podemos aliviar una sensaci�n de vac�o, pero si existen en general problemas de inseguridad y carencia y no los tratamos en su nivel causal, aparecer�n en otra �rea de nuestra vida.


Cuando las cosas parecen estar bien, no significa que est�n bien. Recuerda que incluso cuando los camiones sanitarios abandonan nuestro barrio, los desechos van a parar a otra parte.


Conozco a muchas personas que han cambiado de empleo o de casa en b�squeda de algo mejor. Pero como buscan cambiar su entorno sin asumir la responsabilidad de cambiarse a s� mismos, s�lo cambia el escenario. Los problemas siguen siendo los mismos. No puedes dejar un trabajo porque tienes un jefe tir�nico. Ese jefe aparecer� con un traje diferente y en un escenario distinto en el pr�ximo trabajo. �sta no es mi predicci�n; es una verdad espiritual.


"Ojos que no ven, coraz�n que no siente" es algo que no funciona, ni espiritualmente ni f�sicamente.

Esta semana, observemos con sinceridad nuestros problemas, incluso aquellos que pensamos que hemos superado. �Hemos resuelto verdaderamente los problemas, o simplemente los hemos desplazado? �Estamos buscando soluciones en el exterior, cuando la soluci�n verdadera es cambiar el interior?


Podemos utilizar el mantra visual que aparece abajo para permitirnos llegar a la ra�z. La buena noticia es que cuando realmente eliminamos el problema desde la ra�z, estamos creando simult�neamente m�s espacio dentro de nosotros para la plenitud verdadera, y no un simple alivio.


Todo lo mejor,

Yehud�